Un delincuente entró al kiosko de una estación de servicio en Brasil con fines de robo, pero un policía de civil no dudó y lo abatió.