Fruta, cereales y yogur son algunos de los alimentos que incluye el desayuno perfecto para arrancar bien el día.
El desayuno es la comida más importante del día, y no porque lo diga una publicidad sino por la lógica simple de activar el cuerpo tras varias horas de descanso. Cada cultura tiene su propia manera de encarar la jornada, pero hay algunos grupos de alimentos que no pueden faltar en la mesa, ya sea al lado del mate, el café o el té.

Desayuno-lo que no debe faltar.jpg
La idea es que el desayuno represente entre el 20 y el 25 por ciento de las calorías ingeridas en toda la jornada para contribuir a la concentración y evitar el decaimiento y el mal humor, informaron desde el Instituto de Inmuno Oncología Ernesto J. V. Crescenti.

Embed

Fruta: se recomienda comer cinco al día, así que conviene arrancar con una en el desayuno, sobre todo si es rica en fibra como las frutillas, ciruelas, peras o arándanos, o si tiene mucha vitamina C, como la naranja o el pomelo.

Cereales integrales: son otra fuente excelente de fibra por lo que ayudan a depurar las toxinas del organismo. Además tienen vitaminas del grupo B e hidratos de carbono complejos que mantienen por más tiempo la sensación de saciedad.

Frutas secas: son chiquitas pero potentes como fuentes de vitaminas del grupo B y fibra, por lo que aumentan los niveles de energía en el cuerpo. Las mejores opciones son las pasas de uva, las nueces o las almendras.

Yogur: es el alimento ideal para incorporar una dosis diaria de probióticos, que son las bacterias que benefician al sistema inmune y la digestión. El queso o la ricota también son buenas opciones.

Leche vegetal: si bien no son un reemplazo apropiado para todas las personas, las leches de avena, arroz, almendra o soja son opciones excelentes para enfrentar la intolerancia a la lactosa y tomar un desayuno completo.