Desde la oposición advierten que un triunfo del macrismo en las elecciones de octubre abriría las puertas a una flexibilización laboral en la Argentina.
Los ataques lanzados por el presidente Mauricio Macri contra la justicia laboral y los acuerdos por sector que se impulsaron desde la Casa Rosada en los últimos meses con un fuerte acento en la modificación de los convenios colectivos de trabajo dejan en evidencia la voluntad del gobierno de Cambiemos de avanzar hacia una reforma laboral.

Desde distintos sectores de la oposición advierten que, de conseguir un fuerte respaldo en las elecciones Legislativas de octubre próximo, el presidente Macri lanzará una ambiciosa ley de flexibilización laboral de modo de abaratar el "costo del trabajo" tal como le exigen las cámaras empresarias.

Embed
Lejos de que la discusión se instale todavía por estos lares, en Brasil el presidente Michel Temer, el principal socio político de Macri en la región acaba de lograr la sanción en el Senado de su ambiciosa ley de flexibilización laboral.

Aquí los principales puntos de la norma que cambia las condiciones de trabajo de millones de brasileños:

- Dificulta y encarece el acceso a la Justicia Laboral.

- Permite a las mujeres embarazadas y en período de lactancia realizar trabajos insalubres.

- Revoca los 15 minutos de descanso antes de las horas extra para las mujeres.

Embed
- Permite dividir hasta en tres tramos el periodo de vacaciones anuales de los trabajadores.

- Se desvincula el valor de las indemnizaciones por despido del salario del trabajador.

- Amplía la tercerización y permite que alcance la actividad principal de un establecimiento.

- Amplía la posibilidad de acuerdos individuales, entre ellos la posibilidad de extender la jornada laboral hasta las 12 horas por 36 horas de descanso y reducción de intervalo intrajornada.

- Crea nuevos tipos de contratos de trabajo, entre ellos el trabajo intermitente con el pago de salarios sobre una base horaria o por jornada, y no mensual, regula también el trabajo desde el hogar y abre la posibilidad de negociar hasta el horario de almuerzo.

- Excluye la obligatoriedad de homologaciones de despidos por sindicatos.

Embed
- Elimina la obligación de negociar con sindicatos despidos colectivos.

- Crea una comisión de representantes de los empleados para negociar directamente con la empresa.

- Permite que los acuerdos sindicales prevalezcan sobre la legislación.

- Prevé banco de horas para compensación de horas extra, sin necesidad de acuerdo colectivo.

- Acaba con el pago de las horas de desplazamiento.

- Restringe las hipótesis y fija límites de valores para indemnizaciones por daños morales proferidas por la Justicia Laboral.

- Autoriza arbitrajes laborales para salarios por encima de 11.100 reales.

Embed
La flexibilización laboral fue aprobada el martes pasado en el Senado brasileño por 50 votos a favor, 26 en contra y 1 abstención. La Cámara Baja ya le había dado media sanción a la polémica iniciativa impulsada por el gobierno de Temer en abril pasado. Según los sondeos realizados por distintas consultoras el 60% de los brasileños rechazan la reforma laboral.

Según Temer y su ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, las medidas apuntan a "generar empleos".

Embed