La central obrera repudió el accionar de la policía bonaerense contra los despedidos de Pepsico durante el desalojo de la fábrica de Vicente López, y alertó sobre esta escalada de violencia del Gobierno contra los trabajadores que realizan protestas. Además, se movilizará en contra de las intervenciones de los sindicatos que impulsa el macrismo.
La conducción de la CGT anunció este jueves que convocará para el próximo 22 de agosto a una movilización con fuertes reclamos al gobierno de Mauricio Macri, luego del violento desalojo de los compañeros despedidos de la planta de PepsiCo de Vicente López.
Tras una reunión de la mesa de autoridades en la sede de Azopardo, el secretario Juan Carlos Schmid señaló que el próximo 28 de julio se realizará un "plenario nacional sindical para reunir a toda la militancia" y que allí se formalizará la convocatoria a la movilización del 22 del mes siguiente, además de la elaboración de un "documento crítico" sobre la marcha del Gobierno.
Su par Carlos Acuña advirtió en conferencia de prensa sobre la "desprotección con respecto al trabajo", remarcó que la CGT "tuvo hasta ahora la prudencia necesaria" e insistió: "Si no arreglan esta situación vamos de mal en peor".