En medio de la caída de las ventas y la profundización de la recesión, la multinacional chilena comenzó a replegarse. Cerró una sucursal de Blaisten en provincia de Buenos Aires y despidió cerca de 20 trabajadores de distintas sucursales de Jumbo y Disco.
La multinacional chilena Cencosud, que en la Argentina controla Jumbo, Disco, Blaisten, Easy y Plaza Vea, también acusó recibo de la fuerte caída del consumo en el país y avanza en un plan de achique. El grupo trasandino acaba de comunicar el cierre en provincia de Buenos Aires de una de sus sucursales de Blaisten, el hipermercado de materiales de construcción y amoblamientos del hogar.

Se trata del punto de venta instalado en Quilmes. Desde la empresa aseguraron que el personal fue reubicado en las sucursales de Barracas y Palermo, en la ciudad de Buenos Aires.

Embed
Según informaron desde la empresa a los empleados afectados por la decisión, el cierre se debe a la caída sostenida de las ventas producti de la crisis del mercado interno.

En la Argentina Cencosud emplea a cerca de 15 mil personas y en las últimas semanas comenzó a reducir su planta de trabajadores en las distintas empresas que controla. Según informa infogremiales.com, en los últimos días fueron despedidos mñas de 20 empleados de Jumbo y Disco.

Debido al nuevo cierre el Sindicato de Comercio anunció que el próximo miércoles se movilizará al ministerio de Trabajo para solicitarle al ministro Jorge Triaca el dictado de una conciliación obligatoria y la reincorporación de los cesanteados en las distintas empresas del grupo chileno.

Embed
El conflicto en Cencosud se suma a la cada vez más larga lista de empresas que, ante la profundización de la recesión económica, la caída en las ventas y el aumento de costos fijos vía tarifazos, entre otros, emprendieron el camino de la reestructuración en algunos casos con despidos incluidos, o el cierre definitivo en otros.

La semana pasada el caso de Pepsico marcó a fuego la agenda político, económica y social al tratarse de una compañía que no se encuentra en crisis y aún así resolvió despedir a 600 trabajadores. La respuesta por parte del gobierno de Mauricio Macri fue abrir, obligado por ley, un Proceco Preventivo de Crisis que apenas duró un día y tras el cual avanzó en la represión de los trabajadores que no aceptaron las condiciones planteadas por la empresa.

Embed