-

Una cita íntima a través de Badoo fue lo que llevó a Scarzella a la muerte

20 de julio de 2017

El comerciante de 53 años apareció muerto el año pasado en el baúl de un auto, después de un año de investigación se supo que fue víctima de una banda que engañaba con perfiles falsos en la red social de encuentros.

Alejandro Scarzella estuvo desaparecido 48 horas y fue encontrado asesinado dentro de su auto cuando la grúa lo llevó a un playón de infractores, en junio del año pasado. El informe forense preliminar de la autopsia determinó que el comerciante de 53 años, presentaba "una congestión y edema encefálico difuso".

Sobre su muerte se plantearon varias hipótesis pero finalmente, la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional de Instrucción N° 2, a cargo de Santiago Vismara, vinculó a la muerte de Scarzella con una organización que operaba por intermedio de la red social Badoo.

Según pudo establecerse, Scarzella, que vivía en Hurlingham junto a su madre, concretó una cita con una mujer que conoció a través de la red social. El perfil de usuario de quien se contactó con él era en realidad administrado por la banda, que siempre empleaba la misma modalidad.

Alejandro-Scarzella4.jpg
"La prueba colectada en la causa permitió determinar que el hombre fue víctima de un grupo delictivo que captaba personas concertando citas falsas, que estaba siendo investigado por la Fiscalía Federal de Quilmes, a cargo de Silvia Cavallo", dice el informe de la fiscalía.

La banda operaba llevando a las víctimas a departamentos de la organización, donde eran abordadas por varios hombres y obligadas a dar los datos de su domicilio, que luego eran saqueados. Después eran adormecidas y abandonadas en la vía pública".

"Los encuentros se acordaban en las cercanías de los inmuebles acondicionados al efecto por los miembros de la organización. Las mujeres del grupo llevaban a las víctimas a esos lugares", detalle el parte del informe.

Una vez allí, las víctimas eran golpeadas y amenazadas hasta obtener las llaves y la dirección de su domicilio. Así, parte de la banda se dirigía luego a las respectivas casas, intimidando al resto de la familia y ejecutando el robo. Mientras tanto, las víctimas eran obligadas a tomar una serie de pastillas con distintos componentes y ya, sin conocimiento, abandonados en la vía pública hasta que reaccionaran.

Siete de los integrantes de la organización ya están identificados, detenidos y procesados
por asociación ilícita ante la justicia federal de Quilmes. La Fiscalía a cargo de Vismara investiga otros tres hechos. Scarzella es, hasta aquí, la única víctima fallecida.

La investigación comenzó el 13 de junio de 2016, cuando el cuerpo sin vida de Scarzella fue encontrado en el interior de su vehículo en la playa de estacionamiento de infractores, ubicada en Bernardo de Irigoyen y Juan de Garay, en la Capital Federal.

Embed
El auto había sido acarreado desde Avenida Paseo Colón y Humberto Primo, aproximadamente a las 8.40 de esa misma mañana.

Las filmaciones de las cámaras de circuito cerrado instaladas en uno de los domicilios allanados en Wilde (identificado por una de las víctimas de la banda), muestran a Scarzella ingresando a esa vivienda junto a una mujer cerca de las 23.00 del 11 de junio de 2016.

Hacia la medianoche, dos hombres entraron a la casa de la víctima en Hurlingham, en donde amenazaron a su madre y se llevaron dinero, computadoras, teléfonos celulares y otros bienes de valor, previo proporcionarle también drogas.

Las imágenes recogidas en las cercanías del sitio en el que el auto de Scarzella fue abandonado -a las 3.30 horas del 12 de junio- fueron analizadas con la cooperación de la Dirección de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (DATIP), a cargo de la fiscal Cristina Caamaño.

Los videos muestran la presencia de dos hombres que, luego de dejar estacionado el vehículo, se alejaron de él y ascendieron a una camioneta de idénticas características a la utilizada por los miembros del grupo sospechado.

Temas

En Vivo