-

La desleal táctica de El Salvador para marcar a sus rivales: morderlos

25 de julio de 2017

Henry Romero y Darwin Cerén, jugadores de la Selección de El Salvador, fueron suspendidos con seis y tres partidos, respectivamente, por haber mordido a los estadounidenses Jozy Altidore, Omar González y Tim Howard durante un partido de cuartos de final de la Copa Oro 2017 en el estadio Lincoln Financial de Philadelfia.

El Comité Disciplinario revisó el vídeo del partido y observó las acciones de Romero y Cerén, que no fueron vistas por el árbitro.

El Salvador
Los jugadores afectados por las mordidas dijeron que en el campo se pueden dar todo tipo de acciones de contacto físico, pero que la de morder no debe permitirse bajo ningún concepto.

"Debemos demostrar el máximo de deportividad en el campo y en ese sentido no hay que exagerar ningún tipo de acción antideportiva que se pueda dar, sí denunciarla cuando hacemos la valoración de lo que ha sucedido durante cualquier partido", comentó González.

"Entiendo la frustración como profesional, pero no caer en acciones de ese tipo", agregó el futbolista de origen mexicano.

Tanto González como Altidore y Howard consideran que hay que pasar la página y seguir adelante y reiteraron que en la cancha, durante el partido, no quisieron exagerar sobre los incidentes dado que el árbitro no vio las acciones y por lo tanto no las sancionó.

El caso más famoso de un mordisco en el campo de juego durante un partido de fútbol lo protagonizó el uruguayo Luis Suárez, quien durante el Mundial de Brasil 2014 le propinó uno al italiano Giorgio Chiellini en el partido entras las selecciones de sus respectivos países en la fase de grupos.

Este hecho llevó a la Comisión Disciplinaria de la FIFA a sancionar a Suárez con 9 partidos e inhabilitarle durante cuatro meses de "ejercer cualquier clase de actividad relacionada con el fútbol".

Temas

En Vivo