Recién habían pasado tres minutos del primer tiempo del amistoso entre Barcelona y Real Madrid en el Hard Rock Stadium de Miami cuando Messi desplegó todo su talento para estampar un gol memorable.
Embed