La explicación científica de por qué dormimos con la boca abierta no tiene nada que ver con problemas de respiración o con una falta de descanso de calidad.
Todas las fundas de almohada con lamparones de baba valieron la pena porque babear durante el sueño es sinónimo de descanso pleno. La explicación científica es que ocurre cuando el cuerpo se relaja completamente y se desconecta del mundo.

Dormir ocho horas por noche garantiza el correcto funcionamiento del cuerpo porque el descanso facilita desde la reparación de los músculos hasta la digestión, y babear es una señal de que el cerebro está en la fase REM (Rapid Eye Movement) del sueño, que es la más profunda.

Embed
Durante la fase REM el cuerpo deja de deglutir y expulsa de manera natural la saliva que no necesita, lo que origina el charco de baba correspondiente. Es una señal de buena salud del sueño, y la ausencia de apnea (la suspensión transitoria de la respiración), informó el sitio Salud180.