El actor regresó luego del intento fallido de escalar el monte Everest. Tuvo que abandonar por problemas de salud.

Facundo Arana tenía una misión y era llevar sus convicciones sobre la donación de sangre para tratamientos médicos lo más alto, por eso decidió escalar el monte Everest, en Nepal. Sin embargo, tuvo que renunciar a su objetivo el pasado miércoles debido a un edema pulmonar y cerebral. Su mujer viajó de urgencia para acompañar al padre de sus hijos y el lunes por la noche volvieron a casa.


 


En la noche del lunes, Facundo Arana y su mujer María Susini aterrizaron en Ezeiza de un vuelo proveniente del país asiático. El galán tuvo que abandonar la misión de escalar el pico más alto del mundo, bajo el lema “Donar sangre, salva vidas”, cuando un edema pulmonar y cerebral complicó su salud.


 


Ya en suelo argentino y con su familia, Arana se recupera de la odisea que lo llevó a abandonar la peligrosa expedición y guarda reposo en su hogar


 


“Me siento perfectamente bien. La sensación de cansancio en la zona pulmonar va a acompañarme unos días, pero no me molesta nada. La cabeza no me duele. Pero mi día no pudo arrancar mejor. Tuve la visita más linda del mundo, así que ya vuelvo a casa con mi chica del brazo, después de mostrarle un poco de Kathmandú”, fueron las declaraciones del galán en su blog donde fue contantando la experiencia y también la odisea que padeció por los riegos de la altura.