*En Estados Unidos hay una nueva moda, y se llama “bailes de pureza”.
*Las chicas de 9 años en adelante, hacen votos frente a sus padres para jurar que serán vírgenes hasta el matrimonio. Los padres, a su vez, juran fidelidad a sus esposas hasta la muerte.
En los "bailes de pureza", una nueva moda dentro del movimiento cristiano conservador de Estados Unidos, las niñas se comprometen ante sus padres y juran preservar su virginidad hasta el matrimonio, a cambio de que ellos no engañen a sus esposas.

Las ceremonias tienen casi todos los ingredientes de un matrimonio, con traje de tres piezas, vestidos largos, limusinas e incluso anillo. Allí, las chicas (de sólo nueve años en algunas ocasiones) hacen ante su padre un voto de virginidad. A cambio, el papá promete no engañar a la madre y conservar pura el alma.

Según la organización Abstinence Clearinghouse, una asociación cristiana que predica la abstinencia, en 2006 han tenido lugar 1.400 ceremonias de esta clase, conocidas como "bailes de pureza", principalmente en el sur y el centro de Estados Unidos; y se espera que la cifra se duplique en 2007.

En los "bailes de pureza", una nueva moda dentro del movimiento cristiano conservador de Estados Unidos, las niñas se comprometen ante sus padres y juran preservar su virginidad hasta el matrimonio, a cambio de que ellos no engañen a sus esposas.    

"El padre hace la promesa de conservar su alma pura y de seguir siendo fiel a la madre de la niña, y además es una oportunidad para entablar una conversación familiar donde se adopten buenos principios, como el de no recurrir a la pornografía", afirmó Leslee Unruh, fundadora de Abstinence Clearinghouse.

Durante tales ceremonias, numerosos padres colocan un "anillo de pureza" en el dedo de su hija o les ofrecen una "pulsera de castidad". La joven puede entregar esta joya a su marido la noche de bodas.

Mike Parcha, quien recientemente participó en uno de estos bailes con su hija de 11 años, Lora, en el estado de Colorado, considera que este tipo de ritos refuerzan los valores cristianos familiares. "Nos dimos cuenta de que la pureza es un estilo de vida y no sólo un acontecimiento, y ésta es la ocasión de celebrar este estilo de vida y las relaciones entre padre e hija", dijo.

Sus tres hijas, señaló, crecieron con la esperanza de asistir a su baile de pureza y no vacilan en hacer la promesa de guardar su virginidad hasta el matrimonio.

"Están completamente a favor, piensan que es formidable", afirma Parcha, de 43 años, profesor universitario de matemáticas. "Criamos a nuestros hijos en el cristianismo, compartimos estas creencias", agrega refiriéndose a sus hijas.

El primer "baile de pureza" en Estados Unidos fue organizado en 1998 por Generations of Light, una organización cristiana de Colorado. Randy Wilson, quien dirige la organización junto a su esposa, explica que la idea inicial era celebrar los vínculos entre padre e hija.

"Vimos que en nuestra cultura no había lugar para desarrollar una buena relación entre un padre y su hija", dijo. “Esta relación permite a las niñas convertirse en alguien fuerte, mientras que en nuestra cultura estamos bombardeados de imágenes sexuales de toda clase", añade este cristiano, padre de cinco niñas.