Los delincuentes ingresaron a una vivienda, a tres cuadras de la comisaría 9na. de Parque Calchaquí, en Quilmes. Consiguieron escapar a pesar de la reacción del oficial.
Un comisario de la Policía Bonaerense fue víctima de una entradera en su casa del partido de Quilmes, donde luego persiguió a los tiros a los delincuentes pero éstos lograron escapar.

Fuentes policiales señalaron que el hecho ocurrió durante el fin de semana último en una vivienda de la calle 384, entre 337 y 338, en el barrio Parque Calchaquí, propiedad del comisario Fabián Eduardo Cabrera.

El hecho se inició cuando tres ladrones sorprendieron al hijo del jefe policial, Javier Cabrera, de 24 años, al llegar a la casa.

Los ladrones se apoderaron de dinero y algunos objetos de valor, pero al salir a la calle fueron perseguidos por el policía, arma en mano.

Entonces se produjo un breve intercambio de disparos, sin heridos, que terminó cuando los ladrones huyeron en un auto que los esperaba en las inmediaciones.

Lo ocurrido fue denunciado en la comisaría novena de Quilmes con intervención del fiscal Ariel Rivas, que lleva adelante una causa por "robo calificado por el uso de arma de fuego, en poblado y en banda".