"Son asesinos de sueños y libertades, criminales", acusó el titular de la Comisión Episcopal. Acusó tanto a clientes como organizadores de redes.
El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Jorge Lozano, apuntó contra los "consumidores" de prostitución y los puso al mismo nivel a los líderes de esta "actividad mafiosa". Advirtió, también, que se debe prestar atención dado que el "flagelo" de la trata de personas creció "de manera dramática".

"Son asesinos de sueños y libertades, criminales de paz familiar, pisoteadores de dignidad humana. Depredadores de inocencia, devastadores de pureza. Castrados de amor", aseveró en su columna semanal.

Lozano dijo que el juicio que se lleva a cabo en Tucumán por el caso de Marita Verón puso en evidencia que "las chicas eran trasladadas en los vehículos de fuerzas de seguridad de un prostíbulo a otro, a funcionarios judiciales como clientes, a intendentes y legisladores haciéndose los distraídos".

"Todos cómplices de aberrantes delitos. Muchos de ellos 'consumidores' de prostitución", aseguró. "Tal vez algunos de ellos no tengan condena de cárcel. Pero sí merecen el repudio de la sociedad y ojalá también de sus compañeros", expresó.

El prelado sostuvo que la trata de personas para explotación sexual es "una actividad mafiosa tan creciente en el mundo que logró desplazar del segundo lugar en volumen económico al tráfico de armas".