Varias zonas de la Capital Federal y el Conurbano quedaron anegadas. Autos bajo el agua, postes caídos y calles intransitables, entre las consecuencias.