Alejandro Gorenstein
Alejandro Gorenstein
* La meningitis es un proceso inflamatorio de las meninges, que son unas membranas que envuelven al cerebro y la médula espinal.
* Fiebre alta, dolores de cabeza intensos, vómitos y decaimiento son sus síntomas.
* La palabra de un médico infectólogo. Tratamiento y prevención.

La meningitis es un proceso inflamatorio de las meninges, que son unas membranas que envuelven al cerebro y la médula espinal. La enfermedad puede clasificarse en bacterianas, virales y micóticas (hongos), aunque en los países en desarrollo la meningitis bacteriana compromete la vida del las personas más vulnerables, como los recién nacidos, los ancianos y aquellos con trastornos de su sistema inmunológico.



Las bacterias son las responsables de la mayoría de los casos de la meningitis. En los adultos predomina el neumococo, mientras que en niños y adultos jóvenes el meningococo.



El médico infectólogo Cristian Biscayart expresó a minutouno.com que la vacuna contra el meningococo –la bacteria que originó la enfermedad mortal en la nena de cinco años que asistía al colegio Jesús María-  no está incorporada al calendario “porque son enfermedades esporádicas”.

Fiebre y dolores intensos de cabeza



Las manifestaciones clínicas se caracterizan por fiebre, vómitos, dolor de cabeza intenso y generalizado, dolores musculares, decaimiento, rigidez de la nuca y alteración del estado de conciencia. Otro de las manifestaciones de la enfermedad puede ser la llamada fotofobia, que es la molestia que genera la luz.

“Cuando la temperatura supera los 38,5 o 39 grados hay que prestarle mucha atención y motiva a pensar en la enfermedad. Todo comienza con un cuadro febril que puede hacer un cuadro de infección generalizada si no es consultado a tiempo”, dijo Biscayart.



Las meningitis no tratadas pueden ser mortales en la mayoría de los casos. Pero si es descubierta en forma precoz y adecuada la mortalidad es inferior al 10%. "El diagnóstico precoz  puede modificar el pronóstico de la enfermedad”, añadió Biscayart.

Tratamiento y prevención



El tratamiento se basa en la erradicación del microorganismo del sistema nervioso y en combatir las complicaciones neurológicas que pudieran aparecer como consecuencia de la proliferación bacteriana.



Biscayart explicó que a los pacientes a los que se les detecta la enfermedad se les receta un antibiótico bastante específico que “hay que administrarlo en forma temprana”.


La elección del antibiótico adecuado va a depender del germen causal y del cuadro clínico. Los más utilizados son la ampicilina, cefalosporinas, gentamicina y vancomicina.



La prevención de la mayoría de las meningitis, está dada por la administración de vacunas. La vacunación de los lactantes para el Haemophilus influenza disminuyó en forma considerable los casos de meningitis por dichos agentes.

La vacunación contra el meningococo se realiza principalmente durante las epidemias y en las poblaciones cerradas ante la sospecha de una diseminación de la enfermedad.



Consejos del gobierno de la ciudad para evitar el contagio



-Cumplir con el Calendario Nacional de Vacunación. 
- Evitar el hacinamiento en la vivienda y en sitios laborales, fomentando la ventilación de los ambientes en lugares con alta concentración de personas. 
- En las instituciones cerradas (jardines de infantes, guarderías, institutos de menores) los niños deberán poseer su esquema de vacunación completo con las vacunas Cuádruple y BCG, que son provistas por el Programa de Inmunizaciones del Ministerio de Salud.


- En el caso de comedores escuelas, jardines de infantes y guarderías, es recomendable no compartir vasos, utensilios, caramelos, toallas, chupetines, chupetes. 
- Limpieza y desinfección de los baños.
-Ventilación de los ambientes en forma diaria