Un hombre enfrenta un juicio de paternidad después de haber donado esperma para que dos mujeres pudieran tener un chico.
Un hombre de Kansas, que tiene su propia familia, está atravesando un momento complicado después que la pareja de mujeres a la que le donó semen para que pudieran tener un hijo lo demandara para que lo mantenga.

William Marotta decidió ganar unos dólares extra vendiendo su esperma. Respondió al llamado de Angela Bauer y Jennifer Schrenier en Craiglist, un sitio de anuncios clasificados.

Cuando se realizó la venta se firmó un contrato que liberaba a Marotta de su responsabilidad biológica. Por ese motivo cuando nació la beba fue inscrita solo como hija de Jennifer ya que Kansas no permite el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Hasta acá iba todo bien, aunque los problemas comenzaron cuando la madre solicitó una ayuda pública para la crianza de la niña. Según cuenta el Daily Mail el estado se la negó porque la inseminación no la había hecho un centro profesional y no tenía validez. Por ese motivo el padre donante pasaría legalmente a ser padre y responsable de la niña.

Por ese motivo, ahora enfrenta este juicio en el que se busca la manutención por parte de Marotta.