Las fuertes lluvias comenzaron a registrarse en las primeras horas de este jueves. A pesar de las precipitaciones, no se espera un descenso marcado de las temperaturas.
Fuertes lluvias se registraron en las primeras horas de este jueves en la ciudad de Buenos Aires. El Servicio Meteorológico había pronosticado en principio tiempo inestable para esta jornada con probabilidad de chaparrones y tormentas aisladas.

A pesar de las lluvias, no se registró un descenso significativo de las temperaturas, y se espera para este jueves una mínima de 19 y una máxima de 29 grados. Por la tarde, se espera que las condiciones climáticas vayan mejorando y no se esperan precipitaciones para el comienzo del fin de semana.

Un alerta meteorológico a muy corto plazo por lluvias intensas había sido emitido en las últimas horas del miércoles para una amplia zona que abarcó la Capital Federal y varias localidades de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, La Pampa, Santa Fe y Entre Ríos.

La región delimitada por el informe climático alcanzó a las ciudades bonaerenses La Plata, Escobar, Mercedes, Chivilcoy, Saladillo, Las Flores, Dolores, Verónica, Tigre, Junín, Carmen de Areco, Colón y San Nicolás. Además, el alerta incluyó a las ciudades pampeanas Lima y Mahuida, General Acha, Macachín y Santa Rosa, y las santafesinas Venado Tuerto, Rosario y Cañada de Gomez.

En Córdoba fueron abarcadas Marcos Juárez y Cruz Alta, en tanto que en Entre Ríos el aviso alcanzó a Gualeguay, Nogoyá y Paraná.

Ante el anuncio, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires recomendó a los habitantes asegurar los elementos que se encuentren en obras de construcción, no manipular artefactos eléctricos que hayan estado en contacto con el agua y tampoco arrojar objetos que que puedan obstruir los sumideros y desagües.

Por su parte, la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) indicó que debido a la lluvia que se registra en la Ciudad, los accesos al Área Metropolitana y las autopistas porteñas, los conductores de vehículos deben extremar las medidas de manejo.

Al respecto, consideró necesario aumentar la distancia de seguridad entre vehículos, y no sobrepasar la velocidad máxima de 80 kilómetros por hora para autos y 70 para camiones y ómnibus.