Se trata de Esteban Gallardo y Raúl Gómez, barras de Estudiantes de La Plata, quienes estaban imputados por el crimen del oficial Sergio Rodríguez en 2010 en un enfrentamiento interno de la barra "pincha".
Esteban Gallardo y Raúl "Kunkun" Gómez, dos ex barras de Estudiantes, fueron condenados a perpetua este jueves en la sala de audiencias del fuero penal de La Plata por el crimen del policía Sergio Rodríguez, cometido el 3 de marzo de 2010 durante un enfrentamiento interno de la barra.

El hecho ocurrió hace más de tres años en la estación de trenes ubicada en las calles 1 y 44. Allí, dos facciones de la barra brava del Pincha se trenzaron en un duelo con armas de fuego y objetos contundentes en el que el oficial Rodríguez resultó muerto de un balazo.

Una bala impactó en la cabeza del efectivo policial, quien falleció horas más tarde, mientras que otro proyectil dio en la pierna de un agente del Servicio Penitenciario Bonaerense y un tercero pegó en la rodilla de un joven de 17 años.

Los tres agresores que iban en el vehículo escaparon de la zona de la estación y dos de ellos intentaron seguir la huida a pie, pero fueron todos detenidos: dos en 2 y 41, cerca de la terminal, y el restante, esa noche en 162 entre 523 y 524.

De los detenidos, uno fue liberado por falta de mérito, mientras que Gallardo y Gómez se negaron a declarar, quedando detenidos por orden del juez de Garantías Fernando Mateos, bajo la carátula de "homicidio cuádruplemente calificado", a la espera del juicio oral que concluyó este jueves.

Por el crimen de Rodríguez fue procesado el por entonces titular del Comité Provincial de Seguridad Deportiva (CoProSeDe), Rubén Pérez, acusado de "incumplimiento de los deberes de funcionario público" por presuntamente no colaborar en la prevención del enfrentamiento, aunque en febrero de 2012 fue sobreseído.

Lo sucedido fue encuadrado como homicidio calificado por tratarse la víctima de un integrante de una fuerza de seguridad y portación ilegal de arma de guerra. 

Los jueces de la causa, Carmen Palacios, Claudio Bernard y María Martiarena, señalaron a Gallardo como coautor del hecho y a Gómez como "partícipe necesario" y ambos recibieron la pena de condena perpetua.