El hecho ocurrió en 2010 en Baradero. Por la muerte de los jóvenes se produjo una pueblada y renunció en pleno el gabinete del intendente Aldo Carossi.
Un inspector de tránsito de Baradero que en marzo de 2010 persiguió, embistió y mató a dos
jóvenes que iban a bordo de una moto fue condenado a dos años y medio de prisión en suspenso e inhabilitación para conducir  vehículos.

Se trata de Oscar Micucci, un empleado municipal que cumplía tareas como inspector de tránsito, quien fue condenado por el doble homicidio culposo de Miguel Portugal y Giuliana Giménez, ocurrido el 21 de marzo de 2010 en Baradero, donde a raíz del hecho se originó una pueblada.

Los jueces condenaron a  Micucci, de 53 años, a dos años y seis meses de prisión -no efectiva-, más seis años de inhabilitación para conducir todo tipo de rodado.

El fiscal Hernán Granda, a cargo de la acusación, había solicitado una pena de 4 años de prisión efectiva para el inspector, atenuada porque los jóvenes no llevaban casco y porque Portugal tenía una dosis de alcohol en sangre mayor a la permitida.

En tanto la querella, a cargo de Daniel Castiñeiras, solicitó por su parte 5 años de prisión efectiva, uno más que la fiscalía, porque las víctimas fueron dos, mientras que el defensor oficial -que no
se hizo presente a la audiencia final al igual que Micucci- había solicitado la absolución.

El abogado Castiñeiras consideró que la pena "no fue la adecuada para el acusado".

"Esperábamos la máxima, que es de 5 años, en base al artículo 84 del Código Penal, pero el tribunal no entendió eso", expresó y anticipó que apelarán el fallo, al asegurar que se trató de un "doble homicidio".

El hecho ocurrió la madrugada del 21 de marzo de 2010 en la esquina de Gallo y Belgrano, de Baradero, donde Giménez y  Portugal fueron embestidos por la camioneta Ford F.100 de la Dirección de Tránsito Municipal que conducía el inspector, quien los perseguía cuando iban en moto.

Tras el impacto, la moto golpeó contra el cordón, los dos ocupantes salieron despedidos y cayeron al suelo, lo que le provocó la muerte casi en el acto a Giménez.

En tanto, el otro adolescente resultó gravemente herido y fue trasladado al Hospital de Baradero, donde murió poco después.

Tras conocerse el episodio, familiares, amigos y vecinos de las víctimas fueron hasta el Palacio Municipal y realizaron una dura protesta, ya que culpaban a los inspectores de tránsito.

Según algunos testigos, los inspectores perseguían a la moto y la encerraron para detenerla y labrar una infracción a los tripulantes porque aparentemente no llevaban cascos.

Tras la furia de los amigos de los jóvenes, hubo quema de neumáticos en la calle y luego arrojaron piedras a las dependencias municipales, que también fueron incendiadas.

Asimismo, el gabinete en pleno del intendente Aldo Carossi presentó su renuncia con el objetivo de "oxigenar" la gestión del jefe comunal y que pudiera rearmar un nuevo grupo de trabajo.