El Sumo Pontífice habría escogido llamarse como el santo que renunció a la riqueza y predicó el apostolado y la vida sencilla.

El Papa Francisco es el primer Sumo Pontífice en llamarse así en honor a San Francisco de Asís un santo italiano que renunció a la riqueza de su padre para predicar el apostolado y la vida sencilla.

"El cardenal Bergoglio, cuando fue elegido, hizo una explicación muy sencilla que reflejaba muy bien cómo se sentía, pero no se puede decir hasta que lo difunda la Santa Sede, aunque su nombre hace clara alusión a Francisco de Asís", confió el arzobispo de Madrid, José María Rouco Varela.  

San Francisco de Asís nació en dicha localidad italiana durante la Edad Media y fue el fundador de la orden de los franciscanos y de la orden femenina de las clarisas, caracterizadas ambas por su voto de pobreza y austeridad. Hijo de un comerciante rico se destacó por ser un joven de cierto renombre en su ciudad. En 1202 fue encarcelado a causa de un altercado entre las ciudades de Asís y Perugia. Luego decidió entregarse al apostolado.

La prisión provocó un cambio en su vida en el que decidió renunciar a los bienes heredados de su padre y predicar el apostolado y la vida sencilla. Finalmente, el Papa Inocencio III aprobó su predicación y así se fundó la orden de los franciscanos.