La moda también llega a la cama. A la hora de tener relaciones sexuales no hay límites y sus protagonistas se animan a todo. Una era sexual en la que se aceptan invitados especiales y hasta se cambian los roles.

Sin lugar a dudas, estamos viviendo en la era más sexual de la historia contemporánea de la humanidad. Sin tabúes, tanto los hombres como las mujeres se están animando a experimentar cosas nuevas, incluso hasta probar con personas del mismo sexo.

Llevar juguetes sexuales a la cama aumentó considerablemente. Las parejas se animan a interactuar con vibradores, iniciadores anales, geles estimulantes y demás accesorios que permiten realizar experimentos a la hora del sexo. Acá también entra en juego la literatura erótica que terminó de instalarse en el colectivo social con "Cincuenta sombras de Grey", un suceso mundial.

La inclusión de una tercera persona en la cama antes era impensada, ahora es cada vez más recurrente. Una fantasía social que se lleva a cabo gracias a que muchas mujeres acceden a los pedidos de aquellos hombres que les gusta disfrutar del sexo grupal. Así como también se animan a practicar el swinging, una actividad cada vez más común en millones de parejas que descreer de la posesión del otro y tienen la mente dispuesta para "compartir" a su amado.

Lo más novedoso llega con las aplicaciones para las redes sociales como "Bang With Friends" que te permite concretar citas para mantener relaciones sexuales con amigos de Facebook. Asimismo, existen las aplicaciones para teléfonos celulares  que funcionan como un GPS y te marca aquellos que están cerca y dispuestos a intimar. Ésta última es muy usada en el ambiente gay, quienes en la cama son más liberales que los hétero.

El sexo tampoco podría quedarse afuera de la corriente espiritual que invadió a los hombres en los últimos años, y el sexo tántrico es cada vez más practicado. El tantra es una disciplina llena de ritos que, según sus practicantes, tiene muchas bondades. Además es recomendada para hombres que tienen problemas de precocidad en la eyaculación.

Finalmente, en ciertos sectores de la población heterosexual se vive como una moda "probar" relaciones homosexuales, aunque no sea la elección sexual. El mundo evolucionó y con ellos los gays se liberaron y viven sus relaciones sin tapujos lo que generó en muchos, una cierta intriga que los lleva, muchas veces en secreto, a compartir la cama con personas del mismo sexo.


Analía Anchel // @AnaliaAnchel