El pequeño tiene pocos meses de vida y no solo no tiene miedo, sino que en su cara no se nota ni un asomo de nervios.
      Embed