Los "paseros" serán considerados como "mini importadores" con posibilidades de introducir al país productos por un monto que estaría entre los 1.500 y 2.500 dólares al mes.
En momentos en que miles de paraguayos cruzan la frontera con Argentina para comprar productos a precios más ventajosos que los ofertados en su país, debido a la diferencia cambiaria, el Gobierno de Paraguay analiza reglamentar el trabajo de los "paseros" creando una figura legal que los convierta en pequeños importadores. El objetivo: terminar con el contrabando hormiga.

"Estamos buscando las formulas adecuadas para llegar a la formalización del comercio y facilitar que los que trabajan como mini-importadores puedan ingresar dentro del sistema de tributación y sistema de importación como pequeños importadores", explicó el viceministro de Comercio paraguayo, Hugo López.

Además, añadió que los comerciantes interesados en legalizar su trabajo van a pagar impuesto y contarán con la ventaja de poder introducir al país productos hasta un monto que estaría entre los 1.500 a 2.500 dólares al mes.

El estudio de factibilidad del proyecto está a cargo del Ministerio de Industria y Comercio, Hacienda, Senave, Aduanas y otros. De lograrse la figura legal, será aplicada vía decreto presidencial.

Los "paseros" en varias ocasiones cerraron puentes como medida de fuerza ante sus reclamos, las cuales fueron levantadas luego de arribar a una tregua con el gobierno.