Todos los vuelos fueron suspendidos por precaución en esa terminal luego de que una botella con hielo seco estallara en uno de los baños. Hasta el momento no se reportaron heridos.
Momentos de tensión se vivieron en el Aeropuerto Internacional de Los Angeles cuando una gran explosión proveniente de uno de los baños de la terminal interrumpió la habitual normalidad cotidiana de California.

Minutos más tarde las autoridades descubrieron que lo que había explotado no era una bomba sino una botella de hielo seco. Sin embargo, y por precaución, se decidió interrumpir todos los vuelos en el aeropuerto.

Según informó la cadena CNN, hasta el momento no se reportaron víctimas y se espera que los vuelos se restablezcan gradualmente en las próximas horas.