Falleció el 31 de octubre, pero el crimen se conoció en las últimas horas. Hay dos hombres detenidos por el hecho.

      Embed
iframe width="600" height="338" src="//www.youtube.com/embed/SexkHtXZfZs?list=PLP8ExDgkUUMBuQo4eYS8uz5HfEZFbZ3Dr" frameborder="0" allowfullscreen>

Una promotora murió estrangulada en el día de su cumpleaños al salir de un boliche del partido bonaerense de La Matanza, y por el hecho fueron aprehendidos dos jóvenes, imputados por el homicidio.

Según informaron fuentes judiciales, la autopsia realizada sobre el cadáver de la víctima, identificada como Dilma Pérez González (20), determinó en principio que fue estrangulada, aunque aún aguardan resultados complementarios para intentar determinar si pudo haber muerto durante un juego sexual.

Sin embargo, "Freddy" y Patricia, primos de la víctima, dijeron este viernes a la prensa que la familia cree que en la causa hay "muchas contradicciones" y que a Dilma "la violaron, la mataron y hasta la torturaron".

La muerte de la promotora se dio a conocer en las últimas horas pero ocurrió en la mañana del pasado 31 de octubre, cuando la víctima fue llevada ya fallecida por tres jóvenes al hospital Paroissien, de la localidad de Isidro Casanova.

La versión inicial de esos muchachos es que habían hallado a Dilma desnuda y tomándose el cuello en Crovara al 5600, frente al asentamiento conocido como "Villa Puerta de Hierro", de Isidro Casanova, donde presuntamente había sido violada y asfixiada.

Sin embargo, dos de esos jóvenes, de 20 y 21 años, fueron detenidos ayer luego de que la autopsia revelara que Dilma murió por asfixia por estrangulamiento.

Además, el tercero de los amigos y el personal del hospital declararon ante la Justicia que los ahora dos detenidos habían admitido que estuvieron con Dilma en un departamento hasta momentos antes.

Según pudieron reconstruir los investigadores, los ahora aprehendidos estuvieron en el boliche "La Majha", ubicado en  avenida Luro 5777, de la localidad de Gregorio de Laferrere, donde la noche del 30 de octubre la chica había ido a festejar su vigésimo cumpleaños.

De acuerdo al relato del amigo de los sospechosos, los aprehendidos y un tercer joven encontraron a la chica a la vuelta  del local bailable, de donde, según se puede ver en las grabaciones de la cámara instalada en la puerta, salió sola alrededor de las 6.15.

Si bien las fuentes aclararon que Dilma no tuvo contacto con los ahora imputados dentro del boliche, sí se acercaron a ella en la calle y la invitaron a acompañarlos.

Siempre según el testigo, Dilma subió a la camioneta Ford EcoSport de uno de ellos y fue llevada a un departamento ubicado en Entre Ríos al 4000, de San Justo, en donde uno de los jóvenes estuvo pocos minutos y se fue porque tenía que trabajar.

Este joven relató que sus amigos lo llamaron horas más tarde para pedirle ayuda para llevar a Dilma a un hospital, le dijeron que mientras uno de los dos se fue a dormir a una habitación, el otro se había quedado a solas con la chica y que ésta consumió cocaína y tuvo convulsiones y vómitos.

Ninguno de los dos aprehendidos fue aún indagado por el fiscal temático de Homicidios de La Matanza José Luis Maroto, a cargo de la causa, quien esperaba los resultados de los estudios toxicológicos y los hisopados tomados del cuerpo de la joven para avanzar en la investigación.

Los familiares de la víctima, en tanto, declararon hoy a la prensa que sospechan que la promotora fue "raptada, violada y asesinada", e hicieron referencia a un mensaje de texto que la madre de Dilma recibió la mañana del 31 de octubre como principal dato "raro".

"Ella ocho y veinte le mandó un mensaje a la mamá desde otro número, `ma, después voy´, y ese mensaje a mi tía le pareció raro porque ella siempre le pone `mami´ y con su celular", dijo hoy Patricia Garcete, prima de Dilma.

La familia cree que la chica fue violada y luego estrangulada y cuestionó la actuación judicial.

Por tal motivo, el abogado de la familia, Andrés Bonicalsi, quien colabora con la Asociación de Víctimas de Violación (AVIVI), adelantó que pedirá que se exhume el cuerpo de Dilma y se haga un informe detallado sobre la posibilidad de que haya habido abuso sexual, ya que consideró "no concluyente" el resultados de la autopsia realizada.

Además, destacó que en la autopsia sí quedó constatado que la joven murió por "asfixia por estrangulamiento", y que el cadáver presentaba marcas "en los brazos, piernas y dedos" que podrían ser consistentes con una situación violenta.

"La familia quiere incorporar a la causa las fotos de Dilma tomadas en el cajón, donde pueden verse signos de violencia que implican resistencia", dijo Bonicalsi, quien especificó que Dilma tenía "claras marcas en las muñecas como si la hubiesen estado sosteniendo contra algo".

Por último, el abogado opinó que el hecho de "que en los genitales no haya signos no quiere decir necesariamente que no haya habido violación", ya que "no en toda violación hay desgarramiento del tejido vaginal".