El aeroparque metropolitano Jorge Newbery volvió a operar, tras permanecer cerrado unas dos horas por el fenómeno climático, que obligó a desviar los vuelos a Ezeiza.

El fenómeno meteorológico había obligado a cancelar todas las operaciones poco después de las 8. Si bien las autoridades aeroportuarias habían estimado que esto se prolongaría hasta alrededor del mediodía, poco antes de las 9.30 el viento comenzó a redireccionar la niebla hacia el oeste y
las operaciones pudieron ser reanudadas sin dificultad
.
   
Aeroparque operó con normalidad hasta pasadas las 8, lo que permitió el despegue de los vuelos programados y también los aterrizajes, incluyendo aquellos aviones que trajeron a los hinchas que habían viajado a Brasil para presenciar la final del Mundial entre Alemania y Argentina en el estadio Maracaná.

Si bien las condiciones en estos momentos son normales, los vuelos registrarán demoras de hasta dos horas y en algunos casos las compañías aéreas indicaron que realizarán reprogramaciones ante
la imposibilidad de cumplir con los horarios establecidos.
   
Cuando ocurren situaciones como las de esta mañana, el tiempo que estuvo el aeropuerto sin operar genera lo que se denomina "efecto dominó", que es cuando por diferentes razones las empresas no pueden disponer de los aviones necesarios para cubrir el resto de su programación.

Más de 20 vuelos de distintas compañías se encontraban afectados por la situación, por lo que desde las empresas aconsejan a sus pasajeros consultar las respectivas páginas web o comunicarse
con los call center para consultar sobre los horarios de sus vuelos.