Cuando hace frío a todos quieren disfrutar de una buena comida caliente. A muchos les gusta tomar un chocolate, otros optan por el pan recién horneado o una sopa espesa y bien condimentada. Para poder deleitarte con las “comidas invernales” no necesariamente tenés que engordar. minutouno.com te da los mejores consejos.


 


¿Qué tomar?


 


Cuando se habla de bebidas, si querés cumplir y no ‘desviarte’ de tu dieta podés preparar un rico chocolate caliente pero tomando en cuenta que si usas cacao en polvo y leche descremada va a tener muy pocas calorías.


 


Podés comer pan


 


También podés tomar café con leche, siempre y cuando uses leche descremada. También podés usar extracto de vainilla, canela y sustitutos de azúcar para preparar cualquier tipo de bebida que se te antoje, como un té negro con leche descremada y canela, infusiones de flores, té verde, mate o, incluso, un simple café negro, siendo todas estas bebidas bajas en calorías y sin grasa, ni azúcares.


 


Si te gusta cocinar, seguramente te pasaste más de un domingo de mucho “fresco” en casa cocinando. Esta vez, te toca hornear pan. Si usas harina de trigo o de otros cereales integrales podés hacer un muy rico pan integral, preparar en familia una pizza con queso descremado y muchos vegetales o hacer sándwiches con el pan recién horneado. Saber que lo hiciste vos le agrega un gustito extra.


 


Sopas


 


Las sopas son un excelente plato que se puede aprovechar para agregar vegetales a la dieta.


 


Una sopa o caldo con vegetales te aportará vitaminas, minerales y fibra. Para disfrutar aún más de este plato caliente, debemos buscar alternativas con aquellos vegetales que más te gusten.


 


Un ejemplo sería una sopa de lentejas. Es más, la tradicional sopa juliana de verduras o un simple caldo de pollo con arroz, calabazas es una deliciosa y altamente nutritiva opción sin aportar demasiadas calorías.


 


El caldo de pescado bien condimentado o una crema de vegetales es una comida perfecta. Ya que podés elaborar una crema con cualquier vegetal que encuentres en tu refrigerador. Acordáte de hacerla sin manteca y con leche descremada. Por último, recordá que para que tus sopas y caldos contengan menos grasa, tenés que congelarlos y luego retirar la capa de grasa que se forma en la superficie.


 


¡Movéte!


 


Una vez que resolviste el problema de la comida, hay que seguir con el plan de ejercicios. Si hace frío o llueve no es excusa. Existen muchas actividades que podés realizar en casa que te van a ayudar a quemar calorías. Algunas actividades que podés hacer en casa es jugar con el perro, con los chicos, saltar la soga o hacer las labores domésticas como pasar la aspiradora, barrer o lavar el coche. Eso si no tenés una bicicleta fija o una caminadora.


 


Las opciones son muchas, pero todo depende de lo que sigas realmente el plan de comida que te habías predispuesto y darle al cuerpo lo que el cuerpo necesita: comida sana y movimiento vigoroso junto con pensamientos positivos para mantenernos sanos.