*

16 de agosto de 2007 - 01:53

La sacrificada vida de Albertito, el hijo de Alberto Olmedo

*En el programa Impacto Chiche se pudieron ver imágenes de cómo es la vida del hijo canillita del humorista.
Albertito

Se llama Alberto Olmedo, igual que su papá. Seis veces a la semana se levanta a las cinco de la mañana para repartir diarios. Gana entre $ 250 y $ 300 por mes. Tiene 18 años y a pesar de que su padre fue uno de los hombres más geniales de la televisión y que más dinero ganó, él vive con lo justo junto a Nancy Herrera, su madre, en un modesto departamento de San Cristóbal.

Desde hace cinco meses, de lunes a sábados, sin importar el clima, el hijo de Olmedo se levanta entre las 5 y 5:15 de la mañana para ir a trabajar al puesto de diarios ubicado en San Juan y Entre Ríos, donde reparte diarios.



La noche en la que su padre y su madre festejaban el embarazo, Olmedo en una pirueta trágica se mato al caer desde un piso 11.


“Cuando llueve es la muerte”, sostiene, y agrega: “Camino entre  40 y 50 cuadras por día”.

Albertito está cursando el ultimo año del secundario después de haber repetido tercer y cuarto año. “Estoy terminando el secundario a la noche”, comentó.

Al ser consultado sobre el destino de sus ganancias, el adolescente manifestó: “Con la plata ayudo en mi casa, y solvento mis gastos, aunque mucho no gasto. Los fines de semanas cuando salgo con mis amigos vamos a tomar algo y gasto $ 20”.

En los boliches cuando digo mi apellido algunos miran y otros no. Generalmente me presentó como Alberto. A pesar del increíble parecido que tiene con su padre, su mama debió luchar para que Albertito pudiera llevar el apellido “Olmedo”.

Crecer sin padre le trajo conflictos y problemas. El más notorio es la falta de pelo en cabeza. Por nervios y mucho stress al hijo del Olmedo se le cayó el pelo y hoy le crece desparejo.

Según cuenta, el hijo menor del humorista nunca vio un peso de la fortuna que ganó su padre y nunca tuvo contacto con hermanos. “Con el tema de la herencia está mi vieja, pero sigue todo trabado, yo no entiendo nada”. Además reconoce que parte del rechazo de sus hermanos viene por ese lado. “Al ser más hijos hay menos para repartir”, confirmó.

Al igual que su padre, el chico sueña con ser actor y trabajar en un programa para chicos como el que hizo su papá cuando creó al entrañable Capitán Piluso. Pese a todo, Albertito sigue luchando por construir su propio camino.

Otras Relaciones

Lo que más te interesa

 
Comentar esta nota