Los vecinos de Firmat se hartaron y dijeron “basta”. Lo que comenzó como un hecho curioso, que quitaba al menos una sonrisa, se transformó en la pesadilla de los habitantes de un barrio donde fue hallada “la hamaca que se mece sola”.

Así, lo residentes en la zona cercana a la plaza donde hace unas semanas se descubrió el fenómeno, le imploraron al intendente de su ciudad que tome medidas para menguar el aluvión de visitantes que invaden la tranquila zona a diario.

Por este motivo el mandatario local, Carlos Torres, colocó una reja para custodiar el sector de juegos e impedir que ciudadanos, periodistas y curiosos por doquier sigan pisoteando y arruinando las instalaciones.

Asimismo, el jefe comunal también incorporó a un inspector de tránsito para que nadie transgreda la Ley de Tránsito en la zona.

Torres también afirmó días atrás que autorizó una investigación por “especialistas que estudian fenómenos extraños”. Es que, luego de conocerse el movimiento inusual del juego, muchas personas se roban la arena o el agua de la plaza, al considerar que tienen poderes curativos.