La compañía japonesa Yamaha comenzará a ensamblar motos en su nueva planta de la localidad bonaerense de Ituzaingó. La inversión inicial prevista es de US$ 1.200.000. La capacidad de producción para el año que viene está estipulada en 12 mil unidades del modelo YBR 125.

La nueva sede tendrá 4500 metros cuadrados. Además de la planta, en el lugar se venderán repuestos y se brindará asistencia técnica. Según lo publicado por el diario La Nación, la idea de la automotriz japonesa es llegar a las 100 mil motocicletas por año.