Victoria Beckham no tuvo tapujos a la hora de hablar de las mañas domésticas de David, su glamoroso marido.

De acuerdo a lo que contó la Spice Girl, el futbolista es un obsesivo del orden y limpieza no sólo en su hogar, sino en los lujosos hoteles en los que se suelen alojar.

Según lo expuesto por el diario español 20minutos.com, a tal punto llegan los requisitos higiénicos del icono metrosexual que hasta decidió ocuparse el mismo de las tareas.

"David pasa el aspirador en línea recta y si cualquiera pisa después, se molesta", contó Victoria en declaraciones a un espacio de radio matinal de la emisora de radio estadounidense Kiis Fm.

Y eso no es todo, la estrella de Los Angeles Galaxy -que en 2006 confesó sufrir un trastorno obsesivo compulsivo- también hace de las suyas en la heladera, donde separa las bebidas que tienen alcohol de las que no, y hasta ordena todos los productos por color.

Pese a los millones y los lujos estrambóticos, a David solo los desvela que se meta la tierra debajo de la alfombra.