Como para seguir fiel a su estilo, parece que ahora el controversial cantante le arrojó ayer a Björk un vaso de alcohol porque se habría dado vuelta para mirarlo.

Según el portal de espectáculos primiciasya.com, todo sucedió en el Hotel Faena, de Puerto Madero, lugar en donde se hospeda la islandesa. Claro que el incidente habría sido “guardado en el mayor de los secretos” porque Alan Faena, el dueño del lugar, es íntimo del músico.

¿Por qué se desató la ira del ex Sui Generis?

Aparentemente, la cantante pasó por el lugar en donde estaba García y se dio vuelta para mirarlo. Este hecho enfureció al músico argentino que, como respuesta, le arrojó un vaso de whisky.

Se desconoce cuál fue la reacción de Björk y lo que sucedió después. Lo cierto es que, una vez más, García es noticia por sus desequilibrios más que por su música.