*

05 de diciembre de 2007 - 16:24

Una vaca lechera no es una vaca cualquiera

* ¿Cuánto cuesta una vaca? ¿cuánto cuesta mantenerla?
Vaca lechera

Como casi siempre, fue el inefable secretario de Comercio Guillermo Moreno quien encendió la mecha al sostener que era necesario rebajar el precio de la leche “en tranquera” (el que cobran los productores rurales) unos 20 centavos por litro.



Esto generó una airada respuesta de los hombres de campo, que inicialmente mandaron al matadero unas 1500 cabezas de ganado holando argentino (el que se usa como ganado lechero) como protesta y que luego amenazó con cortar los accesos a Capital si ese anuncio de Moreno se concretaba.
Ahora ¿en que consiste esta disputa? Con la libreta en la mano, haciendo números se va a entender mejor de qué se rata.

La vaca no da la leche: se la sacan
En primer lugar, una vaca lechera tiene un costo de inversión superior a una vaca criada para el matadero. Por ejemplo, para faenar un novillo se necesitan 4 años de crianza, mientras que la vaca lechera recién a los 4 años empieza a rendir como generadora de leche. En los primeros años se la ordeña, pero no produce los 25 litros diarios que se esperan en promedio de una vaca adulta.


Las vacas lecheras tienen una vida productiva de unos diez años, y durante todo ese tiempo hay que cuidarla mucho mas que al ganado aberdeen, por ejemplo (que se usa para faena) porque cualquier situación de stress (una inundación, o un incidente que impida ordeñarla dos días) puede hacer que se “seque” es decir, que ya no de leche. Entonces, hay que preñarla de nuevo y esperar a que tenga cría, con lo cual se pierde un año y medio como mínimo.

Las vacas comen entre 6 y 8 kilos de granos por día por vaca. El kilo cuesta aproximadamente  40 centavos, es decir, cerca de $3 por día de ración. Además, hay que darle pasto o algún otro complemento para que pueda rumiar. Es decir, con muy buena voluntad, la ración de la vaca puede costar cerca de $4 por día. Si le están pagando 78 centavos por litro, y produce unos 25 litros, tenemos que la producción genera casi unos $20 diarios, de los cuales un 25% o 30% se va en comida. Si a eso le sumamos el mantenimiento de la infraestructura (corrales, ordeñadoras) mas sueldos, detergente para ordeñe, gasoil, energía… y además tiene que dar ganancia. Y como dato anecdótico, depende de la calidad y la edad, pero por una vaca holando el mercado está pagando entre $500 y $1200.

Lo que abunda, daña
Por otro lado, el contexto internacional mete mucha distorsión en el negocio. A nivel mundial,  la tonelada de leche en polvo se paga unos US$ 5.000 , mientras que dos años atrás no llegaba a 2 mil. Este incremento del precio se debe a que la oferta de leche, esto es, la producción, crece a un ritmo de 1,5% anual, mientras que el consumo mundial de lácteos crece al 2,5% anual constate desde hace 5 años. Pero el gobierno, sólo permite que se exporte US$ 2600 la tonelada.

Todo esto hace que volvamos una y otra vez a la frase de Alejandro Krumm, productor santafesino integrante de la Federación Agraria Argentina. “así nos vamos a quedar sin industria lechera, porque el productor se pregunta ¿para que me hago tanta mala sangre? Agarro el campo y siembro soja, total, lo puedo hacer hasta con un celular


Y es que ese es el otro elemento que tira los costos hacia abajo. La competencia de la soja, hace que también se encarezcan los campos. El 70% de los tamberos argentinos trabaja en campos alquilados, cuyos dueños se van “convirtiendo” lentamente (o no tanto) al nuevo dogma agrícola-sojero, por la presión que éste ejerce en la  demanda de campos,

De tal manera, la duda que surge es: ¿Para que necesita el gobierno ponerle un precio máximo a la materia prima? ¿Estará con esto buscando la baja del precio en góndola o garantizar la rentabilidad de la cadena de comercialización?
.

Otras Relaciones

Lo que más te interesa

 
Comentar esta nota