*Charly evoluciona bien. Los médicos al momento tratan el origen de un cuadro de fiebre. El póximo parte se da hoy a las 20.

La noche de excesos de Charly García comenzó con alcohol y ansiolíticos, y siguió con la visita de dos prostitutas. Ese fue el inicio de una seguidilla de incidentes que terminaron con el músico internado en terapia intensiva.

“A mí nadie me dice qué hacer”, le escucharon gritar, mientras lo reducían cinco efectivos policiales. “Yo soy Charly, tráiganme whisky y Rivotril”, dijo antes de ingresar a la sala de cuidados intensivos, a donde permanecerá al menos hasta hoy a la noche. Los médicos, que lo mantienen “sedado y estable”, señalaron que “evoluciona favorablemente y que su vida no corre peligro”.

El ex Sui Generis tuvo que ser sacado luego del spa Solaz de Los Andes en camilla. Según los testigos, el músico se habría enojado porque muchos de los integrantes de la banda volvían antes que él a Buenos Aires.

Según publica hoy Clarín, los empleados del spa tuvieron que llamar a la policía luego de que el músico destrozara dos de las habitaciones del complejo. Charly arrojó un televisor, lámparas, sillas, vasos y cuadros, además de varios instrumentos musicales. En su habitación encontraron además pequeñas dosis de cocaína y marihuana.

Los testigos afirman que García se paseó desnudo por el pasillo, fue hasta la habitación de sus músicos y rompió el vidrio de un gabinete con una botella de J&B.

Sacó el matafuegos y lo arrojó en el ingreso a la suite. Después comenzó a desatar la manguera contra incendios para golpear con ella a uno de sus asistentes, con el que tuvo una discusión. Se hizo cortes en los pies con trozos de vidrio que había en el suelo y dejó huellas de sangre marcadas sobre la alfombra.

"Gritaba descontrolado y pedía pastillas", contó un turista alojado en el mismo hotel, que fue trasladado a otro piso junto con otros pasajeros, hasta que el incidente estuvo resuelto “para garantizar su seguridad”.

Un joven que ocupaba una habitación vecina se sorprendió porque nadie intervenía. Contó que "se revolcaba por el piso manchado con su sangre, insultaba a los músicos y pedía Rivotril", un ansiolítico a base de clonazepam.

Atado a una camilla, boca abajo, con su remera ensangrentada y la mano derecha atada a su espalda, Charly fue conducido al hospital Central y, una hora después fue trasladado a la Clínica de Cuyo, en donde afirmaron que “está calmado y fuera de peligro”.

La salud de Charly

El jefe de terapia intensiva del Policlínico de Cuyo SA donde se encuentra internado Charly García informó anoche en el último parte médico del día que "el paciente evoluciona favorablemente, ahora está durmiendo".

Ayer por la noche, Héctor Lamacchia, jefe de terapia intensiva de la clínica, informó escuetamente que "el paciente evoluciona favorablemente, ahora está durmiendo". El profesional adujo que el caso está "bajo sumario judicial" para no informar sobre algunos aspectos como que "la policía habría encontrado algunas drogas para consumo personal en la habitación del hotel donde se hospedaba".

Ante la insistencia el médico indicó que el músico "presenta signos vitales buenos y los resultados de los análisis clínicos son normales. El período de observación inicial se extiende de 24 a 48 horas y el próximo parte lo ofreceremos hoy a mediodía". Así como Lamacchia no quiso informar si García ingresó a la clínica "con algunos problemas de drogadicción" tampoco confirmó "si una de las personas que lo acompañaba en la sala era su hijo".

Sólo concluyó la entrevista aclarando que "se lo internó en una sala de terapia intensiva justamente para hacerle un cuidado más intenso, como prevención". En horas de la madrugada del lunes, García sufrió una agresiva crisis nerviosa durante la cual destrozó la habitación del hotel en el que estaba alojado y golpeó a uno de los músicos de su banda.

Al día de hoy continua internado en terapia intensiva, donde ahora padecía de fiebre y los médicos buscaban determinar el origen de la afección y por esa misma razón no dieron fecha de alta.

Pasado el mediodía algunos jóvenes comenzaron a agruparse frente al Policlínico de Cuyo de esta capital, para hacerle el "aguante" al músico, autor de temas populares como "Canción de Alicia en el país" y "El fantasma de Canterville". Los muchachos dijeron a la prensa que "estamos haciéndole el aguante a Charly que es un grande" y Gonzalo, de 21 años argumentó que "soy más joven pero la buena música siempre trasciende. Cada vez que (Charly) viene a Mendoza lo voy a ver",

Otros aseguraron que "algunos vinieron en forma espontánea pero yo me encontré en el chat con amigos y acordamos venir", mientras agitaban una bandera nacional con la foto del músico, que está hospitalizado. En la clínica privada donde está Charly García, prevista en el contrato en su venida a Mendoza, se atiende en forma normal al resto de los pacientes y sus visitas pero la guardia privada no deja ingresar a los jóvenes rockeros que se agrupan en la vereda de acceso.

El sábado, Charly ofreció un recital de un pub de Chacras de Coria, en Luján de Cuyo al sur del Gran Mendoza, pero "por problemas estomacales" se suspendió otro que debía repetir el domingo en el mismo lugar. Uno de los propietarios del pub dijo a la prensa que "el show del sábado de Charly fue bárbaro y el del domingo, que queríamos repetir a pedido de la gente, debimos suspenderlo porque él tenía problemas estomacales".

"Nosotros sabemos que después tuvo una descompensación y que causó algunos destrozos pero con Charly está todo bien, es un amigo y nos interesa primero su salud por lo que lo estamos visitando la clínica, aunque no permiten ingresar a la sala" agregó.


El próximo parte médico se dará a conocer hoy a las 20 horas, previa autorización del juzgado federal número 2 a cargo del magistrado Alfredo Rodríguez, quien entiende en la causa iniciada contra el músico.