*Una neurona del cerebro responde a las imágenes donde esté presente la actriz.
Un neurocientífico argentino ha bautizado con el nombre de la actriz Jennifer Aniston a un tipo de neurona que se "activa" cuando pacientes epilépticos ven una de sus fotos.

Rodrigo Quian Quiroga quien que se fue de la Argentina hace diez años, ha descubierto en un estudio de la Universidad de Leicester que pacientes que no reaccionaban ante estímulos comunes, muestran una mejoría al ver una foto de la actriz de Friends.

“Mostramos varias imágenes de famosos, animales y lugares a pacientes que no responden a la medicación y que son candidatos a cirugía de epilepsia”, contó el científico al diario Crítica de la Argentina,  “Advertimos que en la zona asociada a la memoria y los recuerdos, un tipo de neurona respondía muy fuerte cuando le mostrábamos a determinado paciente la fotografía de la actriz para después no responder más a fotos de otras personas”.

Quian Quiroga asegura que no le puso aquel nombre a propósito sino que quedó a partir de comentarios de colegas que asistían a sus conferencias donde contaba sus investigaciones. Sin embargo,  el científico argentino no se limitó solamente a la ex de Brad Pitt: encontró otras neuronas que respondían a Halle Berry, a la torre de Pisa, a la Ópera de Sydney, a Mister T., Pamela Anderson, Robert Plant, Luke Skywalker, Oprah Winfrey.

“Esto podría significar que nuestro cerebro asigna a neuronas específicas la tarea de reconocer caras y lugares que vemos regularmente pero todavía no se sabe con exactitud cómo este tipo de neuronas son capaces de crear estas representaciones”, explicó el científico a Crítica .

Además, Quian Quiroga se dio el gusto de hacer presente a su país natal: “Lo que creo es que estas neuronas están haciendo el link entre la percepción consciente y el almacenamiento de memorias para no terminar como Funes el Memorioso, aquel personaje fantástico del cuento de Borges que enloquecía al recordar todos los detalles”.

El hallazgo del argentino, que ha significado un gran avance en el conocimiento de las actividades todavía desconocidas del cerebro, ha tenido una gran trascendencia en todo el mundo y ha llegado hasta la portada de diarios como El Mundo de España.