Opina el vicegobernador de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, y el historiador Eduardo Lazzari.