Tenía 85 años y fue atacada en su casa del barrio porteño de Versalles.