El exmariado de la pareja sería el autor intelectual del crimen.