Un motociclista cumplió su sueño, que era andar en el subterráneo de la capital rusa.