Una beba jugaba en un charco congelado y se cayó de cabeza, aunque no pareció molestarle.