Ocurrió en una playa de estacionamiento del barrio porteño de Recoleta.