Cuándo es el Día de los Frutos Secos y por qué importan

Gourmet

Para las personas que no son alérgicas, las nueces, avellanas, castañas y el maní son aliados perfectos para mantener una dieta rica en nutrientes.

El 22 de octubre es el Día Internacional de los Frutos Secos, una fecha que puede servir de excusa para revalorizarlos más allá del snack saludable, el maní de la cerveza o las garrapiñadas de la plaza.

Como aportan proteínas, vitaminas del complejo B, vitamina E y fibra y son muy fáciles de consumir solos o agregados en comidas y colaciones, los frutos secos ganaron más territorio en las dietas saludables que cualquier otro ingrediente.

De hecho, la leche de almendras y la de castañas de cajú, por nombrar dos ejemplos, se volvieron habituales en la alimentación vegana o sin lácteos y hoy en día se producen de manera industrial. Otro tanto pasó con las golosinas más tradicionales, como las garrapiñadas, o con los ingredientes para la cocina, como la manteca de maní.

"Durante los últimos cinco años las ventas de frutos secos aumentaron, en promedio, un 100% interanual. Es decir que en cinco años tuvimos un 500% más de demanda de nueces, pistachos, castañas, almendras, pasas de uva y otros", explicaron desde la compañía Melar, la PyME que está detrás de El Cosaco.

el cosaco.jpg

La nutricionista Guadalupe Benavídez, especializada en microbioma intestinal, explicó que "son una alternativa saludable y fácil de incorporar en la dieta habitual, además, se mantienen sin problema a temperatura ambiente y eso hace que sea muy sencillo llevarlos a cualquier lado manteniendo sus propiedades nutricionales".

Además de versátiles, los frutos secos dan una sensación de saciedad casi instantánea, lo que permite agotar las ganas de "comerse todo" a deshoras.

"Al ser alimentos con un alto contenido en grasas saludables y poseer fibra son una excelente alternativa de bajo índice glucémico y benefician a la microbiota intestinal. Siempre es mejor optar por aquellos que no estén fritas y no tengan sal o azúcar agregada", señaló también Benavídez.

"Para asegurarte de ellos, es importante que leas atentamente las etiquetas de los envases, en caso de comprarlas envasadas. Si las comprás sueltas en la dietética consultale al vendedor", agregó.

El detalle de las etiquetas no es menor ya que se volvieron tan presentes en el mercado de los alimentos donde la Ley de Etiquetado Frontal todavía lucha por su lugar en los envases.

garrapinadas.jpg

Receta de garrapiñada de almendras

Ingredientes

  1. 200 g de almendras sin pelar
  2. 150 g de azúcar
  3. 100ml de agua

Procedimiento

  1. Disolver el azúcar en el agua a fuego bajo (usar una sartén u olla bien pesada, gruesa y resistente)
  2. Agregar las almendras y revolver hasta que queden cubiertas por el agua pero sin pegotearse
  3. Subir el fuego hasta que haga ebullición, luego bajarlo y seguir revolviendo las almendras para que no se peguen
  4. Se formará un almíbar hasta que el azúcar se haya cristalizado. En este punto se pueden retirar o seguir revolviendo hasta que se forme un caramelo
  5. Retirar las almendras del fuego, extenderlas en un papel vegetal sobre la mesada y moverlas con un tenedor para evitar que se peguen a la superficie
  6. Cuando estén secas y frías se pueden servir o guardar en un contendor hermético (o en bolsitas para regalo)

Dejá tu comentario