A una de las víctimas del triple crimen le faltaba una oreja e investigan si lo mutilaron al matarlo

* Un primer informe forense arrojó que, al momento en que se encontraron los cuerpos, habían pasado 48 horas desde cometido los asesinatos.
* Sin embargo algunos indicios darían que los homicidios se cometieron el mismo día en que las tres víctimas fueron secuestradas, cuatro días antes del hallazgo de los cadáveres.

Los investigadores del triple crimen de General Rodríguez se encontraron con una nueva sorpresa: a una de las víctimas le faltaba una oreja.


 


Ahora, las investigaciones se centran en dos posibilidades: que los asesinos lo hayan mutilado como otro signo mafioso, o que haya sido comida por animales en el zanjón adonde fueron arrojados, según informó el canal de cable TN.


 


También analizan la posibilidad de que los homicidios se hayan cometido el mismo día de la desaparición, pese a que la primera impresión de los forenses indica que los asesinaron 48 horas antes del hallazgo de los cuerpos.

El análisis del alimento ingerido por las víctimas antes de ser asesinadas, algunos detalles respecto al cuidado personal de uno de ellos y uno de los teléfonos celulares que se activó el mismo día de la desaparición en General Rodríguez, hacen dudar ahora a los pesquisas de la primera apreciación forense.

Los médicos de la Policía Científica bonaerense que levantaron los cadáveres de la escena del crimen el miércoles pasado y realizaron las autopsias concluyeron que Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina llevaban muertos de 36 a 48 horas, lo que hace inferir que estuvieron en cautiverio al menos hasta el lunes, tres días después de las desapariciones.

Los médicos dejaron asentado en el informe final de las autopsias, entregado hoy a la Justicia, que dicha apreciación de la data de muerte la daban todos los factores médico-legales analizados, pero que había que esperar el resultado de estudios complementarios y analizar algunas variables importantes como el clima.

Para la determinación final de la data de muerte serán claves los registros de las temperaturas que hubo en el lugar del hallazgo desde el jueves 7 de agosto -día de las desapariciones- y el miércoles 13 -día en que aparecieron los cadáveres-.

"El proceso de putrefacción se retrasa cuando tenemos menos de 12 grados, temperatura a partir de lo cual empiezan a reproducirse las bacterias. Por eso, será clave tener con precisión los partes meteorológicos de esos días en la zona de General Rodríguez", dijo uno de los investigadores.


 


Detalles que alimentan las sospechas



Los pesquisas ya están buscando las estaciones meteorológicas más cercanas al campo del kilómetro 11 de la ruta 6 donde aparecieron los cadáveres y uno de los lugares a consultar estos datos es el aeródromo de General Rodríguez, ubicado cerca del lugar del hallazgo.

Otro dato a tener en cuenta por los investigadores es que una de las víctimas -no se la identifica para preservar su intimidad-, estaba bien afeitada y tenía el vello púbico rasurado, por lo que no creen que en un eventual lugar de cautiverio lo hayan dejado tener ese tipo de cuidados personales.

También están analizando el contenido de los estómagos, ya que si bien en dos víctimas los forenses no hallaron alimento alguno, en uno de ellos encontraron una masa a base de harina que podría ser pan mezclado con leche o pizza.

El dato es clave a partir de que los investigadores de la Policía Federal están analizando dónde se encontraron Forza, Ferrón y Bina y una de las pistas lleva a una pizzería ubicada en Lisandro de la Torre y Ramón L. Falcón, en el bario porteño de Liniers.

Los investigadores de la comisaría 50 y las divisiones Búsqueda de Personas y Homicidios que trabajan bajo las órdenes de la fiscal de instrucción porteña Ana Yacobucci, también creen que el celular de una de las víctimas que se activó ante un llamado entrante que no fue contestado en una celda de General Rodríguez, es otro indicador de que los deben haber asesinado el mismo día.

"Además, tanto la camioneta Susuki Vitara incendiada de Ferrón como el Peugeot 206 de Forza aparecieron el mismo jueves 7. Por cómo suelen trabajar este tipo de asesinos profesionales, creemos que eso es otro indicador de que el trabajo ya estaba hecho", dijo a un jefe policial.

Dejá tu comentario