¡Basta de extranjerizarnos!

Odio este "trick or treat” nativo de rubiecitos fashion que tocan las puertas de las casas del country.

Me revienta que desde muchas escuelas privadas, sobre todo de las zonas más top de la ciudad, inciten a los chicos a festejar Hallowin, otra costumbre importada de Estados Unidos, que no se por qué nuestros chicos incorporaron tan plácidamente.

Odio este "trick or treat” nativo de rubiecitos fashion que tocan las puertas de las casas del country, o que se juntan con amiguitos para participar en fiestas disparatadas, comer golosinas y asustarse de nada.
Hasta cuándo vamos a estar tan colonizados, por qué no se propone la “noche de la luz mala” o del “gaucho aparecido” y asustamos a nuestros chicos con escenarios y anécdotas un poco más telúricas que saquen de nuestras vidas tanta bruja de exportación.

Dejá tu comentario