Bostezan mucho pero se preocupan por “el mundo que los rodea”

Aunque parezcan dormidos los "bostezadores" tienen una gran capacidad de empatía y están totalmente identificados con el mundo que los rodea. Al menos ésa es la conclusión de un estudio que se realizó en la Universidad de Leeds, Inglaterra, y presentado en el Festival de la Ciencia que se realiza en la ciudad británica de York.


 


Según los investigadores, el bostezo es la característica de las personas que desarrollaron un "avanzado sentido de conciencia social".


 


Y si te contagias por culpa de los que bostezan también tenés la capacidad de identificarse con las emociones de los que lo rodean, explica el estudio. }


 


Los científicos observaron en secreto a 40 estudiantes de psicología y 40 estudiantes de ingeniería que bostezaban, contagiándose entre sí. Ellos estaban sentados en una sala de espera para lo que se les había dicho era un experimento.


 


Pero en realidad los investigadores observaban su reacción mientras alguien sentado en la sala -que también era parte del equipo investigador- bostezaba diez veces en diez minutos.


 


Como promedio, los estudiantes de ingeniería bostezaron 1,5 veces en respuesta al bostezador, mientras que los estudiantes de psicología bostezaron 5,5 veces. Posteriormente los estudiantes se sometieron a una prueba para medir qué tan desarrollada era su capacidad de apreciar el estado mental de los demás.


 


Esta prueba consistía en un ejercicio en el que debían identificar el estado emocional de una persona mirando una imagen de sus ojos mientras el resto de la cara estaba oscurecida.


 


Los estudiantes de psicología obtuvieron dos puntos más que los de ingeniería, en una escala de 40 puntos. Esto, aseguran los investigadores, es una diferencia pequeña pero "significativa".


 


Muchos animales son capaces de bostezar, pero el bostezo sólo es contagioso entre los humanos. Se cree que el bostezo evolucionó como una forma de comunicación social y, según los investigadores, los resultados del estudio sugieren que el fenómeno también tiene una clara función social.

Dejá tu comentario