Carta enviada desde el futuro

*Por Sotreta.

Hola amigos del siglo XXI, les escribo desde el futuro, desde el siglo L, año 5007, tres mil años desde aquella época en que la tierra se dividía en naciones, que tenían banderas, ejércitos para cuidarse unos de otros, himnos nacionales. Fronteras, ridículas concepciones territoriales en un planeta donde el hombre se sentía extranjero y era discriminado por sus hermanos solo por querer vivir lejos de donde nació.

Mucho costó adaptarse a la humanidad a esta nueva realidad, luego de la gran guerra global de finales del siglo XXII, en que una potencia militar exacerbada por su poderío militar cada vez mayor quiso apoderarse de todos los continentes y esclavizar a todos sus habitantes para beneficio propio.

El mundo estaba dividido, muchos “países”, (Extraño concepto a nuestro entendimiento) algunos se unieron en contra de estos asesinos globales, prácticamente todo el hemisferio norte era una sola fuerza militar. Lo que se llamaba África, sur de Asia, Oceanía y Centro y Sudamérica, (Nombres que hace mil doscientos años dejaron de utilizarse…) se unieron contra los del norte. Creo, si la memoria no me falla, los agresores correspondían a Canadá, EEUU, Europa y norte de Asia.

La guerra se desencadenó por la falta de agua en esos territorios, el clima, por efectos de la contaminación ambiental, fue cambiando tanto que los polos se derritieron en un gran porcentaje y una invasión de agua salada penetró en aquellas regiones, claro que también sucedió lo mismo en el hemisferio sur, pero las mas grandes catástrofes acontecieron en el extremo norte del planeta.

La invasión a los países pobres fue demoledora, pero los heroicos habitantes de esas castigadas regiones se opusieron con tal ahínco al invasor que lograron, en una guerra de doscientos años, derrotarlo y, de ser invasores, pasaron a ser invadidos… Terribles masacres sucedieron en el planeta… solo unos centenares de millones quedaron con vida… Pero a partir de eso nació una nueva humanidad…

Las clases sociales hace siglos que ya no existen, todos somos iguales ante los ojos de los semejantes, nadie posee mas que otro, los dueños de las tierras ya no tienen razón de existir, tampoco hay grandes ciudades, los habitantes se diseminan en el suelo terrestre con igual densidad en todas las regiones puesto que la propiedad de la tierra pertenece a todos por igual… Los gobiernos, que decidían sobre la vida y las acciones de los ciudadanos tampoco sobrevivieron, ya no hay presidentes; congresos; ni políticos que vivan a costas de sus votantes…

El sistema es anárquico, para llegar a ello el hombre debió cultivarse y conseguir una moral a toda prueba, nadie lo manda, nadie lo dirige, nadie mata, nadie roba, nadie miente. Y todo esto se hace no por el miedo al castigo sino por la concepción filosófica de que el bien es innato dentro de cada ser humano. Tampoco tienen razón de ser los ejércitos, las policías, las cárceles, los reformatorios… las armas de fuego… Concebidas con el solo propósito de matar a otros seres humanos… Nada de eso existe ya en una humanidad unificada y sin autoridades de ninguna naturaleza.

Algo que ayudó a posibilitar una sociedad sin mandos fue que desapareció de la mente del hombre todo tipo de superstición… Ya nadie cree en espíritus todopoderosos, las religiones hace siglos que han sido sepultadas en los arcones de la historia. A partir de ese momento y gracias a eso, el hombre creció moral e intelectualmente. Se guardan en museos reliquias de otros tiempos, las que ahora son visitadas como curiosidades por personas que desean conocer como era la vida de sus antepasados, cuando sus existencias estaban dominadas por el miedo, la superstición y el oscurantismo. Es difícil concebir, para un ser humano de esta época, (Repito: año 5007) que los hombres de aquel tan lejano 2007 tenían unas grotescas ideas con respecto al universo… que vivían separados en clases sociales, que consideraban que todo había sido creado por un Señor que todo lo podía y todo lo sabía… Que además vigilaba los actos y pensamientos mas íntimos de todos y cada una de las personas…Tantos pensamientos que a nuestro entender eran nada mas y nada menos que el producto de la ignorancia y la codicia de unos pocos.

Desde esta época, los habitantes de un mundo feliz, muy diferente al de ustedes, donde la ciencia venció a todas las enfermedades, donde la gente vive casi un siglo y medio, les envío un caluroso abrazo en la distancia temporal…

Por S O T R E T A

Dejá tu comentario