CHOQUE DE EGOS

*Por Debora2

Ella: Hoy será un día positivo, me siento ágil, mis ojos están enormes, estoy atenta y dispuesta. Salgo del baño dejando el perfume del jabón y la crema enjuague encargarse de arreglar el desorden, abro el placard y paso con energía las perchas, una tras otra, pasan los grises, los marrones, los verdes musgo y el negro, me quedo sorprendida con las manos repletas de naranja, turquesa  blanco, imposible combinarlos!, pero me siento despreocupada , y selecciono lo que me gusta; paso final, enormes, brillosos y plateados aros. Ahora si y como en una propaganda de televisión salgo de casa no sin antes parar en la puerta y colocarme las glamorosas (y nunca antes usadas) gafas.


 


Afuera me reciben los árboles y sus habitantes con cantos rítmicos , la brisa primaveral me empuja al auto. Amo el olor de mi auto, me resulta sensual sujetarme al volante y acariciarlo, una mirada al retrovisor para chequear el maquillaje y ¡adelante!.
Los semáforos se comportan como perfectos caballeros abriéndose, verdes, ante mi llegada. 
Y DE PRONTO.....



El: Hoy es el día, me siento enorme, mis brazos amanecieron fuertes, venosos, estoy despierto como nunca antes. Salgo del baño dejando como rastros  de paso masculino la afeitadora, el aftershave,
la loción y el desorden. Entro en la habitación y sobre la silla mi jean favorito y la camisa negra  me
atrapan, todo calza a la perfección dejando percibir el resultado de las horas de gimnasio; toque final un poco de gel para el pelo, corto, perfecto. Bajo las escaleras velozmente, chequeo celular , llaves, documentos y billetes.


Ahora sí, y como en una propaganda de televisión salgo de casa desde el garaje sumergido en mi auto, no sin antes descontracturar el cuello y bajar la ventanilla .
Acomodo los espejos..todos, tomo el volante y dirijo la nave.
Los semáforos, respetuosos, sincronizan sus verdes para abrirme paso entre los otros.
Y DE PRONTO....

Ella: Abro los ojos, estoy perdida, mi auto voló, dando vueltas, y quedó practicamente estacionado en la vereda opuesta, esparciendo por doquier mi perfume, transformando los aros en feroces discos voladores; me miro al espejo estoy bien, apenas un poco desarreglada y asustada. ¡¿ACASO NO VIO EL SEMAFORO?!



El: Salgo del auto, estoy sorprendido, chequeo exterior..puerta abollada, óptica derecha rota, tazas que salieron volando. Agarro los papeles de la billetera y me dirijo al auto del contrincante... ¡¿ACASO NO VIO EL SEMÁFORO?!



Ella: Busco la cartera, y con manos temblorosas logro apartar los cosméticos, el celular , los pañuelos de papel, el kit de cepillo, las cremas  , alcanzo la documentación el auto y salgo a encontrarme con la realidad...


El: la veo de lejos, me acerco, la vuelvo a ver.. apartándose el cabello de la cara, buscando entre sus cosas.. vuelvo a acercarme.



Ella: Lo veo acercarse, es alto... unos 30 y pico quizás?, siento mi rostro explotar en rojos y fucsias, quisiera parar de temblar...


El: Apoyo mi mano sobre el techo del auto, y le pregunto como se siente, ¿estás bien?
¿te hiciste daño? y ella saca su delgada pierna, atrevida antes mi ojos y se para frente a mí... no puedo evitar sonreír tontamente.



Ella: Parada frente a él, le pido disculpas (no se porque... el error no fue mio), le digo que estoy bien, un poco nerviosa y no puedo evitar sonreir tontamente.

Ella y El:  Nos pasamos los datos, aburridos, molestos y necesarios.

Ella: Él me invita un café, si quiero, ahi... en el bar de la esquina para tranquilizarme y casi sin opción, acepto.


El: La invito un café, acepta, agarra la cartera del auto y me acompaña.

Ella: Mientras camino, siento su mirada, recorrer mi cuerpo, y lo dejo... el sol de la mañana acompaña mis pasos, me siento alta, elegante, segura... y dispuesta.


El: La observo moverse, y la acompaño sincronizadamente, veo nuestra imagen acercarse a la puerta del bar, perfecta, mis brazos fuertes la abren y ella pasa arrastrando el perfume de fresias de la primavera...

HOY ES UN DIA POSITIVO... HOY ES EL DIA.


Por Debora2

Dejá tu comentario