Sentí mayor placer en tus relaciones

*Tener un orgasmo es genial, pero tener un superorgasmo es, lógicamente, mucho mejor. Para multiplicar, prolongar e intensificar el placer, se pueden hacer muchas cosas. Acá van algunos consejos útiles.

La pareja se forma de a dos, siempre. Y si querés tener orgasmos inolvidables, ambos van a tener que poner de su parte, juntos y por separado.


 


Por otra parte, puede pasar que él la pase mejor que vos o viceversa. Pero esto, debe ser solucionado.


 


¿Qué tiene que hacer él?



Para acelerar la llegada del orgasmo y sentir más a su pareja, durante la penetración, ella puede contraer sus músculos vaginales alrededor del pene.


 


Para convertirse en una mujer multiorgásmica, algo que puede hacer cualquier mujer, hay que trabajar con el cuerpo y con la mente.


 


Cuando llegue el orgasmo, no hay que acurrucarse como si todo hubiera terminado. Hay que querer continuar sintiendo y prestar atención a otras sensaciones... aunque para ello necesites que tu compañero esté en condiciones de seguir jugando.


 


¿Y ella?



Mientras más tarde en eyacular, más placer obtiene un hombre de una relación sexual, por lo que lo primero es aprender a controlarlo. Esto hará que ella también tenga más y mejores orgasmos.


 


Retrasar el momento del orgasmo hará que sea mucho más intenso. Saber evitar la eyaculación es la clave para multiplicar los orgasmos de tu compañera.


 


Para conseguir este control, puede realizar un ejercicio simple: masturbándose solo o en pareja, que pruebe parar repetidas veces cuando sienta que está llegando, así podrá saber identificar perfectamente las sensaciones y cuando parar o ir más despacio.


 


Gimnasia



El papel de los músculos de las zonas genitales es clave en la práctica sexual, por lo que es fundamental ejercitarlos si queremos tener fuertes orgasmos.


 


Por otra parte, para gozar del sexo hay que sentir el cuerpo y desinhibirse. Esto, aunque parezca algo simple no lo es, la psicología en el sexo es uno de los puntos más complicados de alcanzar en plenitud.


 


Para una mujer es muy recomendable practicar los famosos Ejercicios de Kegel: contracciones voluntarias de los músculos pélvicos como, por ejemplo, interrumpir la micción al hacer pis.


 


Otra recomendación es mover el bajo vientre durante la penetración para obtener una mayor estimulación, y olvidarse por completo de los prejuicios.


 


Estar en forma físicamente, como en prácticamente todos los aspectos de la vida de una persona, mejora las relaciones sexuales.


 


Es simple mientras en mejor estado estés tus relaciones sexuales serán mejores, ya que vas a estar en condiciones de aguantar más tiempo y de realizar movimientos y posiciones más complicadas.


 


Enseñale cómo



Si la previa no te gustó, si las posiciones te molestaron, si los besos en algún lugar no fueron los mejores, decíselo y no tengas vergüenza ni pienses que le puede llegar a molestar. De esta forma van a poder solucionar estos ‘inconvenientes’ entre los dos.


 


Las –olvidadas- manos



No dudes en guiar su mano y explicarle lo que te gusta. Nunca des órdenes en el amor, sino simplemente mostrarle lo que te genera mayor placer.


 


El arte de la penetración



Hazle saber cuáles son las posturas y formas de moverse que más te gustan. La gestualidad funciona muy bien: si querés que vaya más rápido, presiona su cuerpo contra vos, cambia de postura, innova.


 


Instruir a tu chico o a tu chica en el arte de darte placer mejorará increíblemente tus relaciones sexuales y amorosas, pero tenés que tener cuidado con su ego: si piensa que lo consideras un mal amante, puede bloquearse y sentirse ofendido.

Dejá tu comentario