Desbarataron un desarmadero trucho en Parque Avellaneda. Hay un detenido y más de 150 autopartes secuestradas

Funcionaba en el barrio de Parque Avellaneda, su responsable fue apresado. Comercializaban partes de vehículos presumiblemente robados por redes sociales.

Un hombre fue detenido en un desarmadero trucho donde desmantelaba vehículos y vendía sus partes a través de las redes sociales.

Personal de la División Sustracción de Automotores, , realizó una investigación en redes y pudo constatar las operaciones de ventas que se realizaban sin el respaldo legal, lo que significaba una clara infracción a la Ley 25.761.

Los efectivos conjuntamente con el cuerpo de investigaciones judiciales, realizaron un allanamiento en la propiedad ubicada en la calle Laguna al 1400, ordenado por el Juzgado Penal Contravencional y de Faltas Número 27, a cargo de la doctora María Carolina De Paoli.

Una vez dentro del inmueble, identificaron al responsable del lugar, un hombre argentino de 50 años de edad, y corroboraron que se trataba de un galpón de amplias dimensiones que tenía la fachada de un taller mecánico, pero en realidad era un desarmadero de autos de dudosa procedencia para su posterior acopio y comercialización de las autopartes por medio de las redes sociales.

Dentro del galpón, los efectivos encontraron cuatro vehículos (un Chevrolet Corsa negro, un Volkswagen 1500 de color naranja, un Honda Civic blanco y un Volkswagen Gol gris), los cuales fueron examinados por peritos sobre su numeración de motor y chasis.

En el operativo secuestraron un teléfono celular y 157 autopartes ilegales, entre los que había: 2 tapas de válvulas, 2 tapas de cilindro, 5 paragolpes, 1 capot, 6 ruedas completas con sus correspondientes llantas, 39 cubiertas, 1 baúl, 12 amortiguadores, 12 ópticas delanteras, 8 ópticas traseras, 1 puerta, 7 cuerpos mariposas, 5 compresores de aire acondicionado, 5 radiadores, 4 taleros, 8 volantes, 2 filtros de aire, 12 espejos, 3 múltiples de admisión, 4 burros de arranque, 1 servofreno, 1 parrilla, 1 cigüeñal, 6 alternadores, 1 turbo, 1 máquina levantavidrios, 4 cuerpos de direcciones y 3 guardabarros.

Todos estos repuestos carecían de la oblea del Registro Único de Desarmaderos y Actividades Conexas (RUDAC). La AGC procedió a clausurar el galpón, que tenía un entrepiso no habilitado, y se hicieron contravenciones por existencia de tres matafuegos vencidos y falta de luces de emergencia y señalización del portón de salida.

Dejá tu comentario