El Gobierno ofrece una recompensa por prófugo del asesinato en el ciber

DyN
Por DyN

Los gobiernos nacional y bonaerense se comprometieron hoy ofrecer una recompensa para quienes aporten datos que permitan localizar al único prófugo por el crimen de Franco Campeggi, el niño de 12 años baleado en la nuca por delincuentes que entraron a robar el pasado domingo a un cibercafé del barrio Villa Trujuy, en el partido de Moreno.



La iniciativa fue acordada durante un reunión que mantuvo esta noche en la Casa de Gobierno el ministro del Interior, Aníbal Fernández, con los padres del chico asesinado, Adolfo Campeggi y Claudia Molina, en la que se analizó trasladar a la mujer -que vive en Villa Trujuy- a otra zona, ante las amenazas recibidas por parte de la familia de uno de los dos detenidos.

El anuncio por la recompensa fue hecho por Estanislao Chiabassa, perteneciente al Centro de Protección de la Víctima, del gobierno de Felipe Solá.



En el encuentro, los padres del chico asesinado estuvieron acompañados por el intendente de Moreno, Roberto Arregui, y los abogados del centro Claudio Sánchez y Ricardo Monselle, quienes se presentaron como querellantes en la causa que llevan adelante el fiscal de Moreno Horacio Chiminelli y la jueza de menores de ese distrito, Mirta Guarino.



Manselle reveló un dato hasta ahora no difundido: dijo que eran tres los que entraron a robar en el cíber donde asesinaron a Campeggi y no dos como se presumía hasta el momento.



Dos de los sospechosos están detenidos, se trata de un menor de 16 años, quien negó su participación en el hecho, y un joven de 21 arrestado ayer, quien confesó haber participado en el robo.
Sin embargo, negó haber sido el autor del crimen, que habría sido cometido por quien se encuentra prófugo: un hombre de 31 años.



"Eran tres los delincuentes y el que está prófugo es el que disparó a quemarropa a Franco", dijo a esta agencia el abogado, quien agregó que "se está trabajando muy bien, la investigación está encaminada".



Por su parte, el padre de Franco se mostró esperanzado en que el imputado "va a caer muy pronto para sacarlo de circulación porque puede matar a otro chico".



El asesinato de Franco se produjo en la tarde del 23 de este mes en el local de Potosí al 2600, en Villa Trujuy, partido de Moreno, donde asaltantes armados ingresaron para robar.



Los ladrones le exigieron al dueño la recaudación y se alzaron con 30 pesos, pero les pareció poco y pidieron más plata: como no tenía ejecutaron al niño de 12 años de un disparo en la nuca efectuado con un arma calibre 9 milímetros.



Los asaltantes habían llegado a bordo de una moto que había sido robada hace una semana en el partido de Ituzaingó, donde fue arrestado el otro sospechoso.



Un alto jefe policial informó que los rasgos fisonómicos del joven detenido anoche coincidirían con los del identikit confeccionado por los investigadores en base a datos aportados por los testigos del hecho.



Los investigadores ya cuentan con varios testimonios que involucran a los sospechosos en el hecho, no sólo del cíber, sino además el de un kiosco-almacén vecino al que el mismo grupo intentó asaltar tras el asesinato pero no pudo porque el dueño se resistió con un arma.



Un grupo de vecinos quemó ayer parte de la casa de la familia del menor detenido, situada en el mismo barrio del comercio asaltado, en represalia por el asesinato de Campeggi.

Dejá tu comentario